El momento de la personalización: El yo Social (1ra Parte)

Acabo de hacer “Check-In” en Starbucks, mediante FourSquare.

Mientras me tomo un café del día, escucho un agradable blues “a la vena”, con mucho sentimiento. Aprovecho la sensibilidad provista por ese blues para conectar algunas ideas que hace mucho vienen atacando mi mente.

Ya bastante tiempo llevo interactuando en Redes Sociales (aka Social Media), y lo mismo ha sucedido con varios conocidos y amigos. Pero sin embargo; aún no penetra las mentes de todo el mundo, ni es parte de las costumbres diarias de muchísima gente, ni de empresas se servicio.

Inicialmente, me extrañaba que fuera así. Cómo es posible que existan personas que todavía no saben qué representan los conceptos de Post, Blog, Tweet, Fan, Check-In, RSS, Viral, Network, Cloud Computing, y tantos otros que dicen relación a cómo nos desplazamos por la nube en busca y/o entrega de información.

Hoy no me extraña, sino que he asumido las brechas existentes entre tantos diversos perfiles de personas. Simplemente, no todos transitamos diariamente por la nube…por ahora.

No obstante; entre aquellos que lo hacemos, con vertiginosa rapidez vamos esculpiendo una nueva forma de identidad, un perfil dinámico de cómo nos comportamos y cuáles son nuestros gustos e intereses: El Sapiens mezcla de Social y Móvil.

Preguntas del tipo Qué, Dónde, Cómo, Cuándo, Con quién, cobran cada vez mayor relevancia en la definición de ese Yo Social. Esas preguntas pueden ser respondidas más rápida y certeramente mediante las tecnologías emergentes (quizás ya dejaron de serlo?), y debieran facilitar la segmentación y personalización de productos y servicios, cada vez más acertados y atractivos para cada uno de nosotros.

Las empresas inteligentes, decididas y preparadas para captarnos, bajan de su pedestal histórico, y se entremezclan con nosotros, para cautivarnos con productos realmente “hechos para ti”. Esas empresas comprenden que deben escucharnos (aunque más bien nos analizan), y establecen una línea más directa de comunicación.

No me engaño. Así como estoy consciente de los beneficios que puede otorgarme la exposición de mi Yo Social, también estoy consciente que está expuesto a escenarios aún desconocidos. Pero estoy dispuesto a esa aventura, y así como yo, veo a muchos Sapiens en el mismo escenario, ya que por ahora todo parece ser beneficios más que problemas.

Así, me quedo observando la evolución del Sapiens Social-Móvil mientras, al mismo tiempo, soy parte de ese proceso.

EAVB_TNHQXEMSPI

Advertisements
Published in: on April 26, 2010 at 12:46 pm  Comments (1)  
Tags:

Terremoto en Chile, ruido inolvidable

Por “esas cosas de la vida”, CNN me pidió una entrevista para su señal Intrenational (Inglés) y su señal Español. Luego, por la tarde, también me pidieron que redactara un resumen de mi impresión al momento del terremoto de las 03:34 AM.

Esto escribí (si, con errores):

I live in Providencia, a county of Santigo. I live at a 6th floor out
of 7th story building. The area is full of apartment buildings and semi large houses. Most people is middle or higher middle class (in terms of wages).

Earlier, at about 3:30 AM today, I was going to bed after watching a movie on cable. Suddenly, cars and some houses alarms started to “cry”, and after that, dogs…and everything started to move from one side to the other. Electricity went off and I could hear some kind of sounds coming from the ground and within the walls. Everything was shaking.

My wife and I took hands in the dark. We were absolutely nervous.
Panic inside, calm on the outside. We knew there was nothing we could do but to wait until the shaking stops and see if we make it alive, or intact.

I had only 2 thoughts in my head:
1.- “Please, God, make it stop, make it stop now. It’s enough. Please, stop.”
2.- “My son (13), my daughter (8), they are on vacation, in different houses. Please protect them if anything happens to me. My wife, my family, my friends, what will happen to them. Make me calm, let me get out of this so that I can help them and talk to them once again”

I don’t know how long it lasted but it felt like 3 or 5 minutes. I
just could not stand up, everything was shaking very aggressively. And that noise, that noise when you know something is not right, something is happening and it is dangerous. That noise from the ground and walls, I’ll never forget it.

Once it stopped. We stood up, we hold each other. Got the lanterns (dynamo models), some clothes on, money, cell phones and walked down the stairs, hoping nothing would happen until we get to 1st floor.

Electricity, where I live got back near 5:10 AM. Water got back near 09:00 AM, so did internet and landline phone, occasionally.
Tranquility is still missing. We are afraid to repeat everything
again.  I am trying to remain calm, but deep inside I am so scared to hear that sound, to feel that insecurity with every shake.”

Published in: on February 27, 2010 at 10:01 pm  Leave a Comment  
Tags:

Aquí me bajo

 

Que me abandone la esperanza
y me escupa su ira incontenible,
y se burle, y se burle.

Que me destierre la noche
y me ataquen sus hordas de estrellas,
y la Luna se quede impávida.

Que me descarne la agonía
y mis víceras alimenten el dolor,
y el frío descanse sobre mis huesos.

Que me abandone la felicidad
y mi alma intente reclamar dignidad,
y la ignoren, y se la niegen.

Que me acoga finalmente la muerte
y el llanto sepulte mi voz,
y el aliento se me arranque.

Published in: on December 1, 2009 at 12:06 am  Leave a Comment  
Tags:

La morosidad

Alquilo,
por sólo un segundo,
la idea
de tu voz llamándome.

Renaces,
contra mi voluntad,
para contarme
que todavía hay
más por decir.

Que nos queda mucho más,
insistes con ganas,
mientras tibia pasa
la luna sobre nosotros.

Me levanto,
y conmigo recojo
tus labios,
para más tarde,
cuando te siga soñando.

Published in: on November 30, 2009 at 11:53 pm  Leave a Comment  
Tags:

Y cómo se combate el instinto?

Supongo que se nace con instinto, y luego se va nutriendo de recuerdos, de experiencias, de enseñanzas. Pero, en alguna medida; también debe ser nutrido por nuestros propios actos o potenciales actos. Debe nutrirse por aquellas acciones que no hemos realizado pero que -bajo ciertas circunstancias- estamos dispuesto a realizar.

No tengo habilidades especiales o poderes supernaturales (aunque me gustaría poder tener uno), pero creo ser capaz de escuchar mi instinto e intentar hacerle caso, sobre todo cuando mi instinto me dice que me mienten, o que puedo estar en peligro.

Instinto

Pero así como el instinto me portege, también me insta a hacer cosas. Mi instinto me seduce a la vida, siembra curiosidad, estimula mis sentidos. El instinto es capaz de despertar mi piel y todo mi cuerpo, energizarme para hacer cualquier cosa que me proponga.

Es el instinto que me obliga a sentirme animal en una constante de domesticación contra la cual persistentemente me revelo, muerdo, pataleo y forcejeo.

Creo que no lo hago a voluntad, sino más bien como reflejo, de manera innata, y sin percatarme.

Entonces, cómo me arranco de mi instinto?

He desarrollado una relación de amor-odio con mi instinto, pues aprecio que me alerte frente al peligro, pero al mismo tiempo; es el instinto que me seduce a hacer cosas que no debiera, y me obliga a ofrecerle explicaciones a mi consciente, y a mis principios y valores heredados.

Published in: on August 3, 2009 at 5:50 pm  Leave a Comment  
Tags:

El éxodo de la piel

“No más mi piel deseará ser tuya, ni mis palabras se escribirán para ti.

Mi cuerpo ya no será testigo-cómplice del tuyo, ni refugio mío tus labios serán.

No más mi sed. No más!.

El éxodo de mi carne comienza hoy”

Tuve la oportunidad de leer eso, y me hizo recordar cuan unido soy a mi piel, a mi cuerpo. No sé si eso es bueno o malo -sentirse tan apegado a lo físico- pero me es muy difícil evitarlo, porque soy todo piel.

Por mi piel entra la sensación del viento, el agua, el frío, el calor. Incluso los nervios a veces aparecen en mi piel. Pero del mismo modo; también el dolor se hace presente, y no queda sólo en la piel.

ExodoDeLaPiel1

El dolor se extiende por toda la carne, invadiendo sentidos, descuartizando entrañas, succionando la sangre, estorbando el ritmo del corazón, perturbando el alma, rasgando todo a su paso. El dolor no respeta solicitudes ni hace tratos.

Pero, y cómo se combate el dolor?

Hay dolores que pueden ser disminuidos con medicamentos, pero si el dolor es producto de enamorarse, o querer a alguien y sentirse decepcionado, o saberse usado y desvalorado por alguien querido. Ese dolor ha causado daño en el organismo y la piel, y por lo mismo; no hay receta médica.

Peor aún si somos seres de piel. En ese caso; creo que el dolor sólo se combate refugiándose en muchos lamidos, tiempo, y mimos. Durante el proceso de “curación”, nuestra piel irá mutando paulatinamente hasta que la piel vieja termine su éxodo, y la nueva tome el lugar que le corresponde: llenarse de sensaciones…aunque sean dolorosas.

Published in: on July 27, 2009 at 5:35 pm  Comments (1)  
Tags: ,

Los puentes frente a nosotros

Rara vez me percato que me dirijo a algún lugar en particular. Más bien acostumbro a seguir mis instintos, y cuando he llegado a algún lado, recién asimilo lo que he hecho.

Claro que existen excepciones: cuando intento cruzar puentes.

Los puentes tienen un sabor mágico, una sensación especial y espacial. Por cada puente existe un punto de partida y -al menos, eso se supone- otro de llegada o fin.

Enfrentarse a un lado del puente, sabiendo que debemos recorrerlo entero para recién completar la aventura de cruzarlo, es una experiencia siempre distinta; sobre todo cuando no sabemos dónde o cómo terminaremos.

Pero además, existen aquellos puentes que constantemente construimos afanosamente; o bien, sin enterarnos.

Los puentes que construímos

Construimos puentes con nuestros pares, con nuestros amigos y familiares. Probablemente no son puentes con tanto sabor a aventura pues son caminos relativamente conocidos -y a veces obligados- y mantener esos puentes en buenas condiciones muchas veces es un acto reflejo.

Pero qué sucede con los puentes que deseamos construir conscientemente?

Cuán responsables somos por la ruta trazada -si es que siquiera nosotros la definimos?

Cómo es que unilateralmente, esa ruta de pronto simplemente ya no sea accesible, cuando siempre hubo 2 puntos de acceso?

Acaso derrumbamos puentes tan rápidamente después que costó tanto esfuerzo construirlos?

No es fácil conocerse a sí mismo, y mucho menos conocer a otros. Pero cuando tenemos la oportunidad de conocer otras personas, crear puentes hacia otros mundos y maravillarnos con el viaje, qué sucede que de pronto pareciera que terminamos destruyendo esos accesos.

Creo que la  vida se empeña en que aprendamos a no derrumbar puentes, sino a construirlos, y de vez en cuando; mantenerlos, al menos para que otros puedan cruzar hacia nosotros, o hacia otros mundos.

Published in: on July 24, 2009 at 5:14 pm  Leave a Comment  
Tags: ,

Pedaleamos pero no siempre sabemos hacia dónde

Han pasado algunos días desde que me “desvincularon” de la Gran O. Inicialmente, en el mismo momento en que recibí la noticia, me quedé perplejo.

Pensé en qué haría ahora, cómo pagaría por ciertos gustos adquiridos y aumentados, cómo mantendría a mis hijos, cómo pagaría por la mudanza, cómo afrontaría el pago de la recién comprada Scooter, etc.

Al igual que muchas cosas que nos suceden en la vida, nos enfrentamos constantemente a imprevistos e inquietudes, y siempre nos preguntamos la típica “por qué sucede esto?”.

No sé por qué insisto en preguntarme eso cuando es evidente que la respuesta jamás la sabré en ese momento, sino que con el tiempo, más temprano que tarde; todo encajará, y toda la lógica se hace presente.

En vez de preguntarme “por qué viene esto?”, hoy prefiero preguntarme “y ahora qué viene?.

La respuesta a eso último la considero más relevante pues me obliga a pensar en “cómo estoy hoy” y “qué hice ayer”. Recién entonces podré percatarme hacia dónde estoy llevando mi vida.

Estoy seguro que muy pronto sabre qué haré y cómo.

Published in: on September 23, 2008 at 7:33 pm  Leave a Comment  
Tags:

Los sonidos de la libertad

Ayer miércoles 2 de julio del 2008, después de más de 6 años, Ingrid Betancourt fue liberada de las Farc junto a otros varios rehenes. Aunque todavía quedan rehenes de las Farc y también existen rehenes en otras partes del mundo, la liberación de Ingrid produjo en mí distintas reflexiones, de las cuales destaco esta: Qué sonidos tiene la libertad?.

Desconozco qué motiva a la humanidad a enfrentarse en guerras. No comprendo qué motiva a una persona o grupo a privar de libertad a otro ser humano. Nunca he estado en combate -y espero no estarlo- pero si he escuchado el sonido de una que otra bomba, y algunos disparos de distintos calibres. He escuchado el llanto desgarrador de quienes han perdido a un ser quierido, y he escuchado los gritos de dolor de algunas heridas.

Es cierto que la suma de todos esos sonidos quizás no es comparable con la intensidad y frecuencia de los sonidos de un combate, pero de alguna manera se me hace más facil imaginar esos sonidos y no los de libertad.

Desde ayer me percaté que estoy tan acostumbrado a no imaginar que un día podrían secuestrarme o a no visualizarme en medio de una balacera, que he perdido la valoración de la sensación de libertad. En consecuencia; ayer comencé a imaginarme los sonidos de la libertad, y creo que; en gran medida, los encuentro aquí:

  • Un beso y un abrazo apretado con mis hijos Lucas y Amaya
  • Lucas cambiando páginas de un libro que lee de noche
  • La respiración suave y pacífica de Amaya cuando duerme
  • La risa desfachatada y contagiosa de María-José
  • El motor de “la pelada”, ronroneando y esperando que la saque a pasear
  • Las olas del mar de Viña del Mar golpeando las rocas a orillas del Casino
  • El viento fresco de las lluvias a finales de otoño
  • El fuego quemando la leña en una chimenea en algún bosque del sur de Chile
  • Todos los sonidos varios que sólo María-José puede manifestar con particular elocuencia (aclaro que yo me he esforzado en imitarlos pero me resultan imposibles)
  • El abrir y cerrar de puertas de los muebles donde tengo comida
  • Los botones del control remoto todas las veces que puedo pasar de un canal a otro cuando veo televisión por cable
  • El abrir y cerrar las llaves de agua
  • La presion de mis dedos sobre el teclado del computador, sobre todo cuando busco algo en Google o utilizo algún programa de Software Libre
  • Miles Davis con un jazz muy suave y nocturno mientras escribo esta nota

Estoy seguro que hay muchas más cosas que podrían darme la sensación de libertad. Quizás tengo la fortuna de estar inmerso en una sinfonía de sonidos libertad y no logro estar consciente de ello.

El punto es que hoy me sentiría un rehén si me faltaran esos sonidos. Sería un prisionero del deseo, de la añoranza. Justamente, al revisar esa lista me percato que he sido tan mal agradecido de las libertades con las que cuento y no he valorado pues las doy por garantizadas, cuando en realidad están lejos de serlo.

Ojalá cada día pueda estar menos sordo a los sonidos de la libertad, y sean éstos replicados como ecos mensajeros para otros oídos.

Published in: on July 4, 2008 at 12:36 am  Comments (3)  
Tags: ,

Cuando es tiempo de hacer las cosas

Hace unos días, tuve una interesante conversación con mi polola. Bueno; a veces pueden ser monólogos míos y no conversaciones.

Creo que no era la primera vez que conversabamos sobre hacer las cosas que deseamos en la vida, pero parece ser que fue ahora que comprendí la relevancia de no postergarlas.

Y claro, la lista de “cosas que deseo hacer” (wishlist) puede ser larga y no tan fácil de lograr.

Quizás la lista puede ser “dinámica”. Quizás no debo tener una lista, sino que simplemente puedo dejarme impresionar, seducir por las ideas del momento.

Después de todo, somos seres de sensaciones. No obstante; una cosa es ineludible para mí: Hace mucho que tengo desterrado el hábito de soltar las ideas por escrito, y desde que estoy con esta mujer, son muchas las cosas que me han vuelto a seducir. Negarme a intentar hacer las cosas que deseo es como quemarse la lengua, y cualquier cosa que comes después posee un sabor raro.

Hoy comienzo este blog que me servirá para retomar las armas, el hábito, la terapia, el poder de las ideas.

Otras veces quise hacerlo. En verdad lo intenté. De algún modo no estaba listo, pues de lo contrario lo hubiera comenzado antes. Sólo espero que en adelante, lo que coma tenga mejor sabor.

Las cosas son así de simples cuando es tiempo de hacerlas.

Published in: on July 2, 2008 at 4:32 pm  Comments (3)  
Tags: