Aquí me bajo

 

Que me abandone la esperanza
y me escupa su ira incontenible,
y se burle, y se burle.

Que me destierre la noche
y me ataquen sus hordas de estrellas,
y la Luna se quede impávida.

Que me descarne la agonía
y mis víceras alimenten el dolor,
y el frío descanse sobre mis huesos.

Que me abandone la felicidad
y mi alma intente reclamar dignidad,
y la ignoren, y se la niegen.

Que me acoga finalmente la muerte
y el llanto sepulte mi voz,
y el aliento se me arranque.

Advertisements
Published in: on December 1, 2009 at 12:06 am  Leave a Comment  
Tags: